miércoles, 26 de noviembre de 2014

Vivir al máximo

En las bendiciones que Dios nos brinda incluye grandes amores como  la familia y los escogidos, o sea, tus amigos. También está todo aquello que pasa alrededor de nosotros que hace fluida nuestra vida en cada aspecto de la misma. Y junto a todo eso existe un conjunto de cosas o situaciones que a pesar de lo mal que podamos estar te hacen sonreír y compartir. 

Sin las relaciones no sanguíneas la vida fuese un poco complicada. Tenerlos es maravilloso sobre todo cuando el amor es recíproco, tal como la relaciones de pareja. En la actualidad, después de aceptar la Esclerosis Múltiple y de entender que debo seguir adelante, retomé las reuniones con familiares y amigos. Al principio no era nada fácil y a medida que fueron disminuyendo mis capacidades neurológicas  menos. Sin embargo, todos me hicieron entender lo importante que era estar con ellos y que no era una piedra en el zapato sino todo lo contrario. 

Luego de lograr incorporarme física y psicologicamente vinieron actividades más complejas como ir a la playa y montarme en lancha. Hace poco lo hice me encantó y lo seguiría haciendo aunque no sea mi pasión pero compartir si me encanta.

El punto aquí es entender cómo nos sentimos bajo situaciones como estas. Además, hay que destacar que es un esfuerzo relevante en tolerancia y paciencia. El tener que cargarme o pasarme todo lo que tengo lejos tiene sus adversidades para todo aquél involucrado en este proceso. Quizás al principio era hasta divertido, pues siempre piensas que es una etapa que superaras; pero a medida del tiempo que aceptas la situación de salud y que entiendes que podría ser de por vida el sentimiento cambia; y aclaro considero que todo puede variar, primero por la voluntad de Dios y segundo porque cada día existen nuevos medicamentos modificadores de cualquier enfermedad.  

Cabe resaltar, que hoy día para salir un rato debo pensar en cada detalle, debido a que ahorita me deben alzar para hacer muchas actividades y empiezo a preocuparme cada segundo más; no sólo por la condición de salud sino  por quien me carga casi siempre. Éste tipo de acto heroico  puede ocasionar hasta lumbago, por eso y más todo me preocupa aunque no lo parezca. 

Tener que lidiar con estas situaciones es complicado, sobre todo si eres una persona considerada y te importan las demás. Es decir, por un lado estas TÚ y por el otro una personita que te ayuda en todo; naciendo en mi cabeza y sentir varias interrogantes ¿Cómo llevar esto adelante? ¿Sólo con optimismo? Bueno una respuesta 100 por ciento cierta  para cada uno de nosotros que vivimos la enfermedad considero que no existe. Aunque para mí la respuesta es el AMOR que te has ganado con el tiempo por ser quien eres. Así que tenemos que disfrutar de este maravilloso regalo mientras lo tengamos. Muchas veces podemos sentirnos hasta que estorbamos pero cada vez que nos llenemos de ese pensamiento  debemos vernos desde otra óptica respondiendonos ¿un hijo te molesta o te estorba? 

Finalmente quisiera acotar que siempre debemos recordar que el mundo poco entiende lo que vivimos y nos pueden hacer comentarios dolorosos o preguntas crueles sobre lo que estamos pasando. Es por eso que tenemos que aumentar nuestra capacidad de amor al prójimo. Aunque nos cueste entenderlos. Lo que quiere decir que la respuesta a las situaciones anteriormente expuestas está en el AMOR para ti, para mi, para ellos, para todos. 

jueves, 13 de noviembre de 2014

Aprendiendo a vivir con los cambios

Con el transcurrir de los días entiendes que existe algo dentro de ti nada maravilloso que se consume la cubierta de tus sistema nervioso central. Aunque no lo creamos siempre aprendes algo nuevo así sea tan minúsculo que ni lo percibimos. Hoy día bajo el diagnostico de esclerosis múltiple los cambios visibles fueron lentos. Primero fue el acortamiento de los músculos, la fatiga  y luego las caídas al sólo pararme sin contar al caminar hasta el punto que ya para andar uso andadera.  

A pesar de todo en este proceso adquirí un bello y maravilloso perrito para olvidar un poco lo que estaba viviendo, sin contar que sería como un hijo. Hoy día creo que esta acción fue para sentirme más amaba incondicionalmente sin cuestionamiento alguno, además, útil para alguien y finalmente dejar de  sentir siempre esa dependencia que agobia. Éste nuevo miembro de la familia me cambio el mundo para mejor, sin embargo lo que no aceptaba era que mi condición iba en desmejora.

Luego de unos meses sucedió lo inesperado; un día mi fabuloso cachorro vino a darme un beso de bienvenida y sin querer me caí fisurandome una costilla. Estando en el piso reconocí que lo obtuve en un mal momento. Es difícil entender este tipo de situaciones cuando lo que afrontas en tu vida es una negación rotunda.

Debemos aclarar que la atención hacia otra criatura es invaluable y uno debe reconocer que el egoísmo no juega ningún papel en estas situaciones ni para ti ni para quienes están a tu alrededor. Considero que mi acción se basó en "yo quiero", "yo necesito", "yo considero" y para tener una mascota involucré las acciones de otras personas por un "yo quiero" o "yo necesito". Durante esos meses en los que estaba con mi bebe hermoso quien lo bajaba a caminar, hacer sus necesidades, educar o recoger sus diabluras eran otros, pues para mí eran actividades imposibles de realizar.

Hoy entiendo que para tomar decisiones bajo condiciones especiales, como muchos de nosotros tenemos, se debe tomar en cuenta factores que antes eran irrelevantes. Hasta para tener un nuevo miembro en la familia debemos tener visualizadas todas las posibles soluciones que no afecten a otros.  Hay que recordar que este tipo de situaciones crónicas de salud pueden ser de por vida y los terceros también se cansan. 

Además, a pesar de lo dependiente que seamos para seguir nuestro destino siempre debemos tratar de pedir ayuda, sin dejar de intentar hacer lo que mas se pueda. Cabe resaltar, que el amor que uno percibe es el mismo con o sin diagnótico; jamás debemos sentirnos una carga para los demas. La intención es seguir adelante sin causar lastima; entendiendo que es normal que todos nos cansamos. Y sólo podemos intentar demostrarle  a quienes te aman tu agradecimiento con eso es suficiente.

El final de esta historia con mi mascota es que tuve que entregarsela a una familia amorosa con todo el dolor de mi alma. Hoy día todavía lo extraño, sólo espero en algún momento agrandar mi familia. Y en lo personal todo lo anteriormente descrito me ha costado tanto o igual que aceptar la enfermedad (EM). Siempre mantengo en mi mente su recuerdo y aprendí que  podemos sentirnos mal cada segundo y muchas veces lloramos a diario por todo debemos levantarnos contra nosottros mismos.